miércoles, 22 de diciembre de 2010

EDUCACIÓN EMOCIONAL. CRÍTICA AL PROGRAMA DE REDES: " CREAR HOY LAS ESCUELAS DEL MAÑANA"

No puedo ocultar mi decepción después de visionar el último programa de redes, en el que, básicamente, se habla de la educación emocional.


 - VER PROGRAMA:   http://www.redesparalaciencia.com/4114/redes/redes-77-crear-hoy-las-escuelas-de-manana -


En él, ninguna de las personas a las que ha entrevistado Eduard me han parecido convincentes, ni siquiera el "gurú" o "encantador de serpientes" Richard Gerver. No dicen nada que no se haya dicho antes sobre la educación emocional. Lo pintan todo de color rosa, pero la mayoría de los que salen en este programa – excluyendo a Eduard, claro – no me han parecido convencidos de lo que predican.


La educación emocional debe ser apasionada y los que la imparten aún mucho más. Los niños tienen que llorar y reír conjuntamente, ayudar al prójimo cuando tiene dificultades, interesarse por él cada día, preguntarle cómo está, cómo se siente. En las clases se debe respirar humanidad, emociones,... se debe enseñar a sentir más que a pensar. Me he quedado estupefacto cuando no se quién decía “debemos enseñar a que los niños identifiquen sus emociones y de este modo aprendan a controlarlas...”. ¿Estamos programando autómatas?¿Hablamos de educación emocional o de represión emocional?.


Esta gente está más por hacer negocio que por educar a los niños. A los niños no sólo se les debe enseñar simplemente a experimentar si no ha sentir lo que experimentan, jugando, riendo, tocando, comunicando sus impresiones a sus compañeros. Se les debe enseñar a compartir alimentos, a compartir juguetes y juegos, a compartir experiencias. Deben aprender a que sin el prójimo no somos nada. Se deben educar a sentir emociones, cuantas más mejor. Actualmente estamos creando máquinas, y no me parece que los que han intervenido en el programa pretendan crear seres humanos. Simplemente han manipulado la esencia de la educación emocional y la han convertido en una forma diferente de programar a los niños para sostener al sistema.


¡Estamos apañados con estos pioneros de la educación emocional!. Seré sincero la educación emocional como concepto y bien aplicada es absurda en un sistema económico- político, competitivo y despiadado como el que vivimos. Lo que están predicando y pretenden es crear "hombres-máquina" (en alusión a Charles Chaplin y a su famoso discurso en “El gran dictador” ) que controlen sus emociones para que sean más productivos; robots-biológicos que trabajen en equipo para que los dueños de las multinacionales ganen más dinero; esclavos para sostener y defender al insostenible sistema capitalista.


Pero, ¿Cómo se puede hablar de educación emocional en un programa de TV si los que intervienen siguen siendo igual que el resto de personas que se muestran hiper-profesionales y políticamente correctas ante una cámara TV, y casi sin demostrar emociones ni pasión alguna?¿no os recuerdan a esas personas que impostan la voz para parecer más profesionales y seguras?¿de éstas personas van a aprender emociones nuestros hij@s?¿creéis que van a mejorar emocionalmente jugando con máquinas, también en la escuela, cuando gran parte de su tiempo extra escolar ya están delante de un ordenador?. Yo estoy a favor de la tecnología como nadie, pero ésta nos rodea por todas partes, y creo que para educar emocionalmente no es bueno estar todo el día delante de una pantalla, si no estar el máximo posible en contacto directo con las personas. La escuela debe trabajar con las nuevas tecnologías y utilizarlas, y sobre todo, enseñar a utilizarlas correctamente, en su justa medida, sin abusar de ellas, pero lo primero son las relaciones humanas, ¿o no?. ¡Son niñ@s no máquinas de aprender, ni pequeños adultos!. Si no nos metemos eso en la cabeza, ¿cómo demonios van a aprender los niños a ser más emocionales, más sensibles y más empáticos?. La empatía no se enseña poniendo ejemplos (cómo el de la lista de “qué tiene un niño africano y qué tengo yo...”), la empatía se enseña cuando se está al lado del que sufre y sufres con él, cuando se está al lado del que ríe y ríes con él, cuando se abraza al que llora y cuando alguien te abraza a tí, etc.


Todos los que han salido en el programa – repito excepto mi admiradísimo y entrañable Punset – me han parecido que se preocupaban más de vender el producto (o la perversa adulteración del mismo) que de los niños que van a ser aleccionados.


¿Es que soy el único que ha observado todo esto en: “crear hoy las escuelas del mañana”?


Pep


PD: El ejemplo de la tortuga me parece de lo más ridículo...

2 comentarios:

  1. La verdad es que me he quedado al ver el video, y sobretodo, lo que dicen. "Hay que trabajar para convertir al niño en un líder, para que venza a la competencia que se encontrará".
    Creo que esta educación emocional cogea de muchos lugares como lo hacen actualmente otros tipos de educación impartidos alrededor del mundo.
    Aunque me parezca correcto y acertado el énfasis para dirigir el estudio a algo más práctico y experimental en contra del sistema de cualificaciones opresivo, no me parece bien el enfoque práctico que le dan. Discrepo en la desorbitada cantidad "emocional" y subjetiva que se le intenta dar a este plan, como en el aplauso que le dan a las tecnologías emergentes.
    No estoy en contra del uso de la ciencia ni la tecnologia, no debemos renunciar a ello, pero sí cuando saber usarlo y para qué. Utilizar estas herramientas en la ampliación del conocimiento me parece bien, pero tampoco deben ser nuestro instrumento único y monótono. En cuanto a la educación emocional, pienso que es necesario incentivar al estudio y al conocimiento por métodos prácticos y recreativos, y dotar al conocimiento y al trabajo intelectual de un placer neuronal. Aun así, esta educación emocional, se debe basar en esto, en motivar psicológicamente al alumno, pero no en moldearlo emocionalmente para convertirlo en un líder supercompetitivo del sistema económico.
    Eso es lo que actualmente está ocurriendo, y yo lo estoy viviendo en primera persona. Estamos sumergidos en un sistema educativo cuyo principal objetivo es formar a un soldado económico especializado en diversos campos (carrera a escoger), para competir ferozmente en el sistema económico capitalista contra las economias emergentes no europeas (en el caso de europa).
    Claro está, que se han perdido los valores en la docencia y en el estudio, de la investigación, el conocimiento, la inteligencia y del sentimiento crítico. Para pasar a un plan académico totalmente productivista, comenzando por el moldeamiento emocional y psicológico en las primeras etapas de vida y en el siguiente aglutinamiento en los planes de estudio orientados a la superproducción.

    Para finalizar, quiero comentar que el principal motor de los valores de nuestra sociedad es la educación, y sin un cambio profundo de esta no se logrará salir del imaginario productivista y "antisocial" de nuestra sociedad.
    Tenemos que apostar por un modelo de educación universal, basado en los valores de la ciencia, el conocimiento, la inteligencia, el humanismo y el espíritu crítico.
    Solo así pasaremos de una sociedad con soldados económicamente preparados para competir, a una sociedad con soldados humanamente preparados para entender.

    ResponderEliminar
  2. Son cuatro pijos soltando un batiburrillo, un copia y pega, de pseudopedagogia progre para justificar su negocio... que no nos la cuelen. Pedagogía crítica sí, tonteria vende mercados? no gracias.

    ResponderEliminar

Comentarios