domingo, 30 de enero de 2011

CRISIS TOTAL

No nos encontramos ante una crisis meramente económica. Tenemos, aparte de la totalmente artificial crisis económico-financiera, una gravísima crisis climática, una crisis socio-cultural mundial, crisis en la gestión de los recursos naturales, supercontaminación, superpoblación,... Nos encontramos de lleno en una peligrosísima crisis sistémica provocada por la ambición, codicia y egoísmo de unos pocos hombres, pero muy poderosos, que controlan la economía, los recursos naturales, los gobiernos y, por supuesto, al resto de seres vivos del planeta.



Los términos empresa, directivos, trabajadores, nuevos empresarios,..., son anticuados, deben formar parte del pasado del hombre. Es inútil continuar creando absurda complejidad y cantidades ingentes de hipocresía en un sistema tiránico, injusto y obsoleto como es el “antisistema económico” global. Empecinarse en sostener un sistema insostenible para la mayor parte de la humanidad o bien es porque se es víctima del elitismo, es decir, se forma parte directa o indirecta de la reducida masa humana que ostenta el poder y que, lógicamente, no quiere perder sus privilegios, o bien se ignora la realidad voluntariamente o no – sabemos que “nuestro cerebro nos engaña” –, o bien se es víctima del secular lavado de cerebro que el “antisistema” realiza en nuestras mentes desde que nacemos. Por eso es imposible realizar un auténtico aprendizaje social y emocional en un mundo corporativo, y no sólo eso, si no que es muy peligroso que los dueños de las grandes corporaciones aumenten aún más de lo que ya saben, que es mucho, su conocimiento sobre las emociones. Estos despiadados (en su mayoría psicópatas) propietarios de las grandes corporaciones emplearán en su propio y exclusivo beneficio todos estos avances en neurociencia, educación emocional, sociología, etc, nunca en beneficio de la sociedad. Así vienen haciéndolo, progresivamente, desde el surgimiento del sistema monetario. Por ejemplo, nos quieren incrustar la idea de que “trabajar es un placer” pero sólo lo es cuando verdaderamente se trata de un acto voluntario, no de una esclavitud encubierta como ocurre con la gran mayoría de los ciudadanos del mundo. El sistema trata de engañarnos, enredarnos y confundirnos constantemente con, sólo en apariencia, nuevas estrategias corporativas.

Estamos perdiendo el tiempo discutiendo en asuntos que no nos llevan a ninguna parte sólo a perpetuar a los poderosos y sus vástagos en el poder, mientras la mayor parte del planeta empobrece, muere por no tener dinero y destruimos injustamente todos los ecosistemas planetarios.

Como dice Jacques Fresco: “This shit got to go!”, y yo pienso exactamente lo mismo... ¡Esta mierda se tiene que acabar!. Sinceramente estoy harto de observar como se engaña y confunde a la gente con perversas estratagemas destinadas a lavar sus cerebros.

Lo cierto es que tenemos todo lo necesario para hacer un mundo sostenible, no un “antisistema” como el actual (totalmente insostenible se mire como se mire). Podemos hacer un mundo donde se aprenda con la educación emocional, dónde se aprenda neurociencia, sociología, pacifismo,..., una sociedad verdaderamente democrática (democracia directa), con una economía “sin dinero” basada en los recursos (eco-economía) y respetuosa con los ecosistemas terrestres gracias a las nuevas tecnologías... Amigos, insisto, estamos perdiendo un valiosísimo tiempo para cambiar el mundo. ¡ Tenemos que hacerlo ya !

“We can be heroes!!!”; David Bowie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios