martes, 22 de febrero de 2011

CRÍTICA AL PROGRAMA Nº 84 DE REDES: ENVEJECEMOS Y SEREMOS MENOS



Después de ver este propagandístico programa de redes siento tristeza. Siento tristeza porque he constatado que la humanidad brilla por su ausencia en él. He comprobado que el ser más productivos y competitivos es el dogma, es el objetivo único y supremo. La sostenibilidad de un sistema claramente insostenible también forma parte principal del “dogma” y, además, sin temer a equivocarme, es una utopía. De seguir así y no rectificar a tiempo va a costar mucho sufrimiento a las personas que habitamos y habitarán en el planeta.

¿Para qué queremos ser más competitivos y productivos, si todos en el mundo quieren ser más competitivos y productivos?¿no os dais cuenta de que es todo “un sin sentido”?¿es humano trabajar a la fuerza hasta los 70 años porque si no, no hay dinero para vivir?, ¿por qué hablamos tanto del cerebro y de su funcionamiento si luego no lo utilizamos? En este programa nos han intentado colar que aumentar la edad de jubilación es la única solución posible. ¿La solución a qué?. El mundo está superpoblado no somos 6.000 millones somos ya 7.000 millones. No hemos multiplicado la población por 4 si no por 5 en los últimos 100 años (el señor Reiner no está bien informado). Sólo pensamos en términos económicos-financieros, ¡es tremendo!, ¿y si empezamos a pensar en términos de bienestar humano Universal? Lo único que se dice en el programa y es cierto a corto plazo es que: se debe mejorar y aumentar la educación de las personas, e integrar mejor a los inmigrantes. Lo demás se trata de dogma tras dogma, falacia tras falacia. Sinceramente, no me creo al señor Reiner. Sus palabras están inducidas por los dueños que contribuyen económicamente al mantenimiento de su fundación (aunque su página web mencione lo contrario, “dime de que presumes...”).

Tampoco podemos comparar a España con Noruega. Los salarios medios no tienen ni punto de comparación (por supuesto 1.600 euros de salario medio en España no son creíbles), los recursos naturales de Noruega son inmensos (¡tienen de todo!) y los beneficios de éstos son a disfrutar entre tan sólo 4,8 millones de personas. En Noruega son ricos en recursos naturales y eso contribuye a mejorar su calidad de vida, entre otros factores. Tampoco podemos comparar España con Alemania. No podemos comparar ni su nivel de corrupción, ni su nivel organizativo, ni su nivel educativo-formativo, etc... estamos a años luz, por eso tienen salarios mucho más elevados, etc... Existen tantas falacias en el programa que no acabaría nunca de refutarlas.

El camino a seguir, por supuesto, no es el que indica el documental... necesitamos un cambio sistémico internacional que permita envejecer sin que sea eso un problema. Viendo este programa me doy cuenta de que el ocaso del capitalismo esta cerca, muy cerca... Os paso el link de una visión diferente y más humana de cómo debería enfocarse el tema del envejecimiento poblacional:


Sin embargo, con “redes” hemos descubierto (y seguiremos descubriendo) que la humanidad posee ciencia y tecnología suficiente para cambiar el mundo, ¿por qué no lo hacemos entonces?¿por qué no aplicamos todo eso para el bienestar de todos los seres vivos del planeta en lugar de intentar sostener un sistema económico-financiero y político obsoleto, anticuado e insostenible?

Nota: En algunos países de la Europa del siglo XVIII se produjo una revolución agraria, tecnológica e industrial. Este hecho contribuyó a un aumento de la producción de alimentos que, por consiguiente, provocó un incremento poblacional. No es cierto que fuera por la mejora de la sanidad y de la higiene. ¡Las condiciones higiénico-sanitarias de la época eran “un infierno”!, si enfermabas lo más probable era que murieras. La esperanza de vida en Europa en el siglo XVIII era entorno a los 35 años de edad. Con todos mis respetos ¿de qué mejoras sanitarias e higiénicas hablaba el señor Reiner? (vale la pena fijarse en la cara de Punset cuando Reiner dice esta barbaridad).

Nota 2: No culpo a Eduard por el programa nº84, seguro que todo lo hace con buenas intenciones. 

5 comentarios:

  1. He tenido tiempo para ver el programa de Redes de esta noche sobre el envejecimiento poblacional.
    La verdad es que me he desilusionado bastante en como, una persona admirable como Eduard Punset con una obra tan característica como la suya y con un pasado tan luchador, se ha vendido completamente al establishment. Me he dado cuenta que en sus intervenciones, por supuesto, hablaba sobretodo de la educación, en lo importante que es (y así pensamos, claro). El científico que tenia delante, así como las conclusiones que se han podido extraer de la visión del programa, son nefastas, por el hecho de que, a medida que son inválidas, tienen una gran legitimidad mediática por el hecho que salen dos grandes científicos.
    La cuestión es, como tantas veces hemos comentado, que está claro que la población está creciendo, que el patrón de sociedad, la distribución del trabajo y el modelo poblacional también lo están haciendo, esto es una obviedad. Como también es una obviedad, aunque no para algunos, que este crecimiento, mal orientado, como actualmente está pasando por las incompetencias organizativas politico-económicas, es insostenible.
    Pero, el verdadero error del programa, el que de verdad me ha ahogado en una incerteza intelectual entre el programa del señor Punset i mi mente, es la falta de criterio y cuestionabilidad que han propuesto tanto Eduard como el científico.
    Aún, entonces, no puedo entender, por más que me lo cuetione, ¡como pueden obviar que la única salida a la crisis del envejecimiento poblacional sea la superproducción y la competitividad, es decir, la lucha, es si, entre los miembros de nuestra propia especie por la supremacía económica! Y más lejos aún, que visionen la crisis económica sencillamente en solucionarla aumentando la producción económica y la competitividad, y orientar la educación sencillamente en esto, en la competencia desleal con el entorno y la especie humana, y no en lo sencillamente humano, que seria lo verdaderamente adecuado. Por no comentar la apariencia de evolución natural y darwiniana que ponen en el augmento de jubilación, presentándola como una solución del todo normal y característica de una especie inteligente como la humana. Creo que lo más inteligente para nuestra especie seria indagar en el trasfondo del asunto y ser más crítico, pues este problema no se basa en algo natural ni evolutivo, sino en un problema de un artificio simbólico que ha creado el ser humano y que juega con él como si se tratase de un muñeco.

    ResponderEliminar
  2. Y, por contra al espíritu crítico y filantrópico que se le tiene que dar al tema, no cuestionan, en ningun punto del programa, ni una milésima de segunda, el sistema político y económico que incide, incuestionablemente, en el asunto. No comentan, entonces, que la falta de democracia en el planeta es un tema clave en la falta de decisión y oportunidades en jóvenes, adultos y ancianos, o que el sistema económico, la especulación, el libre mercado, y, sobretodo, la nula repartición equitativa de la riqueza, son la que verdaderamente impiden un crecimiento social y económico justo e igualitario. No dicen, en ningún momento, que se ha demostrado que convatiendo el fraude fiscal se podrian doblar las pensiones de todo el planeta, y que se podría mantener a la población anciana hasta que la transición demográfica finalizase e hiciese un modelo poblacional de edades estable. En estos momentos y en este contexto mundial, no se puede decir aquello de "las riquezas son el fruto de la fuerza de trabajo". Con este argumento, la élite induce a la población a pensar esto exactamente, a introducirla en un imaginario económico utopista, y a ahogarla en un sistema de trabajo infrahumano donde la mayor parte del trabajo se destina a producir plusvalía para el capitalista o "dueño" del trabajador. Por lo tanto, deberíamos modificar la frase y decir: "las riquezas son el fruto de la fuerza de trabajo de la sociedad, y éstas son de toda la sociedad". Esto induciría a una repartición equitativa de las riquezas (convatiendo el fraude en la banca se podrían obtener hasta 500.000 millones de dólares al año y acabar con el hambre en el mundo), con lo que se podría mantener a toda sociedad (anciana o jóven), a través de las ayudas del Estado, que tanto escasean por beneficios propios.
    Por lo tanto, en el programa, nada de esto, ¡Ni un ápice de justícia! Ninguna crítica al sistema político y económico que precisamente es el que convierte el término del envejecimiento poblacional en algo económicamente insostenible, precisamente, por la falta de justícia social, primeramente, en el término polítco, y en el término material más importante, por la desigual repartición de la riqueza, que, repartida equitativamente, sostendría a cualquier sociedad económicamente hablando.
    En fin, el programa muestra una visión muy malthusiana del asunto, que intenta trasladar el problema económico a la población y a la sociedad en si, y no al sistema político y económico que es el que impide esta sostenibilidad económica entre la población envejecida, sencillamente por la falta de justícia social política, y el desigual repartimiento de riquezas en el término económico.

    C.H. Castellano

    ResponderEliminar
  3. Saludos Pep:

    Este es ciertamente un tema que necesita un análisis muy profundo a la par que sincero, y cuánto más alejado de un punto de vista que intente satisfacer los intereses del actual sistema capitalista, mucho mejor. Yo también estuve viendo el programa y eché en falta una postura más humana sobre todo esto.

    Aún así, y después de leer las entradas que referencias en tu escrito, tengo que discrepar en la idea de conseguir que tareas como el cuidado de personas mayores o con dificultades, de atención de servicios esenciales como seguridad o simplemente el hecho de ir a realizar la compra a la tienda del barrio fuesen atendidos por máquinas o robots.
    ¿Acaso no contribuiríamos así, al dejar de realizar estas tareas que implican sacrificio al servicio de los demás, a deshumanizar más nuestro mundo?¿y todo por disponer de más tiempo para cumplir objetivos más individualistas? No me mal interpretes, me parece fenomenal un sistema basado en los recursos y no en el dinero, con una asignación que cubriera las necesidades de cada individuo, pero opino que debemos huir de modelos laborales esclavistas que nos convierten en Recursos Humanos (creo que el hecho de que las empresas lo llamen así es bastante revelador) , pero no huir de cualquier modelo basado en el trabajo. Como seres incompletos no necesitamos para sentirnos llenos únicamente el disfrute personal y la autorrealización, sino el sacrificio y el servicio a nuestros semejantes, necesarios para obtener un nivel de experiencias adecuado.

    Prefiero proponer una educación en el trabajo como un medio de enriquecimiento global y no personal, un enriquecimiento que conste en conseguir con mi esfuerzo los recursos que otros han de necesitar, y por supuesto que deje el tiempo necesario para realizar los propios proyectos, pero no todo el tiempo.

    Como siempre un placer aportar lo que mi ignorancia me impulsa a pensar.

    ResponderEliminar
  4. A largo camino. Tienes razón, utilizar exclusivamente robots para cuidar y hacer compañía a seres humanos ancianos puede, en un principio, parecer inhumano.

    Actualmente ya se comercializa una foca-robot terapéutica con una muy buena aceptación por parte de los ancianos ver: http://universodemarti.blogspot.com/2010/07/robot-foca-para-clinicas-y-residencias.html) Lo óptimo, en el caso del cuidado de ancianos, sería que las tareas más duras las realizasen las máquinas y en las que se precisara más cariño, más calor humano, la realizasen humanos de carne y hueso. Sin embargo no podemos subestimar a la tecnología, los resultados terapéuticos de la foca-robot "Paro", están siendo muy buenos por lo que he leído, quizás mejores que si la tarea la realizara un ser humano.

    Creo que lo ideal sería que escogieran los ancianos su compañía, y creo que en una sociedad ideal eso no sería ningún problema. Levantar, lavar y cuidar ancianos, en general, es una tarea durísima, que desgasta mucho física y psicológicamente a los cuidadores, por ello, para mejorar la asistencia y el bienestar de los ancianos y de sus cuidadores, los robots pueden resultar de una grandísima ayuda.

    ¡Muchas gracias por tu agudo comentario!

    ¡¡¡¡Un saludo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Por otro lado Largo Camino, tenemos que empezar a pensar que ciertas tareas como cobrar en un supermercado, servir mesas en un restaurante, despachar en una tienda, recoger las basuras, limpiar las calles, trabajar en cadenas de montaje, bajar a una mina, etc, no son tareas demasiado estimulantes para el que las realiza.

    En la sociedad que yo propongo sólo realizarías las tareas que a ti te gustasen y con la gente que tu deseases, porque el resto de tareas inhumanas no necesitarías hacerlas, aunque sí podrías elegir hacerlas, nadie te lo prohibiría. Podrías estar en contacto permanente con tus amigos, familiares, o realizando tu trabajo vocacional o practicando tu hobbie, etc, siempre que quisieras, ¿existe algo más humano que eso?.

    Los robots son indispensables para dejar de ser unos tristes homínidos, son parte de nuestra evolución como especie. Yo le veo diferente al resto, los robots y las máquinas nos harán más humanos. Para poder huir de este sistema, de este Matrix, e imaginar un nuevo, hay que pensar liberándose de tópicos y prejuicios creados especialmente para que no seamos capaces de creer en un cambio, cada día que pasa, más necesario.

    ¡Nuevamente un saludo!

    ResponderEliminar

Comentarios