lunes, 14 de febrero de 2011

MEDICINA PREVENTIVA: IMPOSIBLE CON ESTE SISTEMA

Mahatma Gandhi estaba convencido de que los médicos, en la mayoría de ocasiones, tenían como objetivo en la vida el lucro personal y el prestigio social, anteponiendo estos intereses al verdadero bienestar de sus pacientes. Por ello muy raramente los utilizó. Personalmente confío en la ciencia y por tanto también en la medicina. No obstante Gandhi tenía bastante razón. Si bien existen muchos médicos que lo son por vocación, una gran cantidad de ellos lo son por motivos alejados del altruismo. Esto conlleva múltiples y negativas consecuencias.
 

Por otro lado la industria farmacéutica, la sanidad privada, las compañías de seguros relacionadas con la sanidad, etc, se lucran, supuestamente, poniendo remedio a los males y enfermedades de las personas. He aquí el quid de la cuestión. En general su último interés es que la población esté sana y que multitud de enfermedades sean erradicadas para siempre de la faz de la Tierra. Los lobbies que representan a estas industrias relacionadas con la salud, son de los más poderosos que existen, y controlan al poder político. De seguir con este obsoleto sistema y obcecarnos en “sostenerlo”, no tardaremos en observar como aparecen grandes compañías privadas de la salud en aquellos países dónde la sanidad pública es un derecho universal, para desplazarla y substituirla a gran velocidad. Sus lacayos – los políticos – nos venderán el proceso como la única vía posible par salvar el sistema económico mundial. ¿Pero quién quiere salvarlo si no funciona? Sólo los que se lucran, y mucho, de él. Muy pronto, y de continuar así, tendremos que pagar por todo. Por tener un hijo, por hacernos una simple revisión, por hacernos un análisis de sangre, por acudir al médico a por unas recetas,... todo lo conseguido en bienestar social se va a esfumar rápidamente con la excusa de la sostenibilidad sistémica.

La sanidad pública está en peligro en muchos países. Cada día que pasa las personas que controlan el poder económico, y por consiguiente el mundo, se hacen más poderosas aún. La prevención no es su negocio si no todo lo contrario. Con educación nutricional, educación física, educación cívica, educación emocional,... se podrían evitar y prevenir muchas enfermedades. La población estaría más sana y, en consecuencia, el sistema sanitario no colapsaría. ¿Tú que crees?¿Le interesa a la sanidad privada que el sistema público colapse?¿Le interesa a la industria farmacéutica que las enfermedades desaparezcan para siempre con una vacuna, o bien, que las personas se mediquen y vacunen constantemente?¿Los amos de la industria farmacéutica quieren más o menos enfermedades en el mundo?. Creo que las respuestas son evidentes.
 En resumen, el sistema económico-político global no funciona, es insostenible y todo lo que concierne a él, como la sanidad, también lo es. Sólo cambiando el sistema, creando uno completamente nuevo centrado en el bienestar humano, de los seres vivos de la Tierra y en una eco-economía (o bioeconomía), se podrán erradicar enfermedades y prevenir males relacionados con la salud que de hacerlo ahora supondría la destrucción del actual sistema capitalista. La prevención sanitaria y la medicina preventiva, si bien es importantísima para el bienestar social, no es negocio para el actual sistema.

PD: Recomiendo que veas, si es que todavía no lo has hecho, la película de Michael Moore "Sicko" en la cual se muestra el funcionamiento del sistema de salud de EEUU y lo compara con el de otros países con sanidad pública. Muy probablemente sea el patrón sanitario estadounidense el que se adoptará en un futuro muy cercano en muchos países del planeta, España y Catalunya a la cabeza.

1 comentario:

Comentarios