jueves, 17 de febrero de 2011

NI MISERIA NI POBREZA, GRACIAS. BAHRÉIN UNA TIRANÍA EN EL GOLFO PÉRSICO

Tanto la miseria como la pobreza no tienen razón de ser en el siglo XXI. Tan sólo tienen sentido para el capital y su inhumana forma de funcionamiento. No nos debe consolar que, por ejemplo, los pakistaníes y los indios que han emigrado a Bahréin, o a otros países del Golfo Pérsico, hayan salido de la miseria para sumergirse en la pobreza. Simplemente es otro estadio superior de la misma mierda. Y todo esto se tiene que acabar...

Autor: Sergi Peragón
 En un mundo que, gracias a la ciencia y la tecnología, todos podríamos vivir infinitamente mejor, incluso sin trabajar ya que el hombre actualmente posee suficientes conocimientos como para que trabajen las máquinas y él se dedique a lo que más le guste, no tiene sentido continuar esclavizando a la gente (si trabajas para otro podrás vivir mejor o peor pero, no te engañes, eres un esclavo).

Por otro lado, estoy harto de leer frases como "según el banco mundial la renta per cápita es de 18.800 euros...". Los medios de comunicación deberían informar de la "distribución de la riqueza" en el país, en lugar de la renta per cápita. La renta per cápita es un indicador muy conveniente para los todopoderosos que controlan la economía mundial, ya que ésta diluye qué % de la riqueza del país poseen cada uno de los estratos socio-económicos que lo componen y, por lo tanto, no refleja que renta per cápita tienen los más ricos, que suelen ser los que esclavizan al resto (como en casi todo el planeta). El PIB per cápita o renta per cápita es una información cada vez más engañosa y perversa.... ¡ que no nos engañen más !, ¡ queremos saber que % de la población posee la mayor parte del PIB !¡ no queremos una mera división del PIB entre el número de habitantes de una población!.

Espero que en Bahréin se libren de la tiranía muy pronto, creo que ya va siendo hora...

4 comentarios:

  1. Wow!!!! Simplemente me encanta cada cosa que escribes en este blog

    ResponderEliminar
  2. La población árabe está escribiendo estos días las lineas de un nuevo libro. Como siempre he dicho el cambio ha de venir de dentro y no impuesto desde fuera para que sea beneficioso para una nación.

    Su ejemplo de lucha actual inspirará reacciones no sólo entre los paises vecines de Túnez o Egipto, sino del resto del planeta, pues las tiranías, aunque mejor escondidas, las llevamos encima el resto de ciudadanos mundiales.

    Gracias Pep por poner la mirada en estos temas.

    ResponderEliminar
  3. "La lucha por la vida, lo voz de la ilusión, la luz de la utopía, esto es la revolución".
    Y como tanto, los intereses del capital, que representan a tan poca gente en este planeta, gente inhumana y egoísta, subyugan a la población en la miseria por intereses propios. Esta tiranía encubierta por todos los estados, ya que todos los dirigentes forman parte de la clase burguesa que permite y se jacta de esta pobreza y desigualdad, no podrá ser más que refutada por el pueblo, ya que es, precisamente, e inconscientemente, el que nutre de fuerza al gobierno tiránico. Y entonces, cuando el pueblo se encuentra en una ola de protestas por sus condiciones de vida, es cuando cabe la única solución para rechazar al régimen autoritario: la revolución. La revolución, la lucha del pueblo por el pueblo y por todos es el estadio de lucha que debe darse para terminar con la opresión. Es la única salida. La democracia no funciona, es más, no existe. Las voces están apagadas. Las mentes no. Cuando la sociedad, de aquí o de allá, intervenga en su idea de cambiar su entorno para mejor, convendrá en el alzamiento popular, en la revolución, para derrocar el poder que el tirano quita al pueblo, para dárselo al pueblo.
    El sistema no funciona, necesitamos medios para romperlo y construir uno nuevo. El medio para romperlo es el poder del pueblo, la revolución, pacífica en sus posibilidades. El fin tiene que ser comunmente humano, la revolución, especialmente en el mundo árabe, tiene que darse con un fin humano, socializador, no con el objetivo de una democracia burguesa bienestante como la occidental. Hay que ir a más. Hay que humanizar el planeta.

    ResponderEliminar

Comentarios