domingo, 8 de mayo de 2011

LA DELINCUENCIA EXISTE PORQUE AL PODER LE INTERESA

Fuente: http://www.elfracaso.cl/archives/10264
El sistema actual es el que provoca que la mayoría de personas que están en la cárcel lo hagan innecesariamente.

Exceptuando algunos casos de delincuencia derivados de problemas psiquiátricos, la mayoría de delitos podrían ser prevenidos si se tuviera verdadero interés en ello. La delincuencia es un gran negocio del que el poder no está dispuesto a renunciar. Bancos, transnacionales de la seguridad, compañías de seguros, la industria fabricante de armas y de productos relacionados con la seguridad, compañías privadas que gestionan prisiones, etc, se lucran de este macronegocio. Cuanta más delincuencia más dinero ganan sus propietarios. A estos lobbies no les interesa que los gobiernos de los diferentes países del planeta luchen por erradicar verdaderamente la delincuencia de sus países. Es decir, tenemos dos tipos de delincuencia la legal y la ilegal. No cabe duda, vivimos en una plutocracia global en donde todos los que no estamos en el poder somos víctimas, incluidas los personas que están en presidio.

Pero, ¿cómo luchar contra la delincuencia ilegal? Como introduje antes, previniéndola. La mayoría de delitos se cometen debido a la falta de educación y la falta de oportunidades, es decir, el sistema capitalista tiene la culpa al fomentar la competitividad, la lucha de clases y, también, por su desinterés en educar y culturizar suficientemente al conjunto de la población. Para el poder cuanto más burros seamos más fácil es controlarnos. Para el poder cuanta más delincuencia más se justifica la existencia de la policía, de medios de control y de leyes que coartan la auténtica libertad de los ciudadanos, etc.

Deducimos de lo anterior que si el sistema tuviera como principal objetivo – ahora no lo es – el bienestar de la totalidad de la población mundial – trabajo, alimentos, vestimenta, sanidad y vivienda para todos –, y no el enriquecimiento de unos pocos, los casos de delincuencia serían ridículos, con todas las consecuencias positivas que de ello se derivaría.

Conclusión: Para abolir la plutocracia y para combatir la delincuencia legal –pero ilegítima – del poder, debemos cambiar este inhumano e injusto sistema capitalista. Aquí tenéis una alternativa sistémica donde se trata más profundamente este y mucho otros temas:

Pep Peragón

1 comentario:

  1. Nunca he enfocado la delincuencia de esta manera, y una vez más tengo que darte la razón. Una educación y un sistema basado en la búsqueda de la felicidad, plenitud personal, la igualdad, lejos de la ambición por lo material reduciría los casos de delincuencia a hechos achacables a problemas personales.

    ResponderEliminar

Comentarios