miércoles, 19 de octubre de 2011

VERTICAL FARMING II (AGRICULTURA VERTICAL): COOPERATIVAS

Hace unos meses publiqué un post dedicado a la agricultura vertical – leer post anterior – en el cual se resaltaban las enormes ventajas de ésta frente a la actual y destructiva “agricultura industrializada”. Me gustaría lanzar en esta ocasión la idea de las cooperativas de agricultura vertical ecológica.


 
Creo que ahora es el momento de anticiparse a las multinacionales en este arte que nos permitiría reducir hasta 16 veces el espacio destinado a cultivos agrícolas, con todas las ventajas ecosistémicas que ello conllevaría ( disminución de la ocupación del territorio, disminución de la contaminación, preservación y regeneración de los ecosistemas...) tanto para la conservación de la biodiversidad como para la solución de los problemas nutricionales de gran parte de la población humana. Las granjas verticales son el futuro y toda granja de este tipo que se desarrolle ahora, será útil si por fin el cambio sistémico que todos necesitamos se produce.

Como ya sabéis del artículo anterior, la agricultura vertical utiliza tres avanzadas técnicas agrícolas (la hidroponía, la aeroponía y el riego por goteo) que se utilizan en función su eficiencia para obtener un producto agrícola determinado. Los cultivos con estas tres tecnologías se integran y desarrollan en un mismo edificio de varias plantas (10, 20, 30, 40 o más pisos). La propia edificación está diseñada para captar agua de la lluvia y almacenarla en aljibes, para posteriormente utilizarla para regar o ser mezclada con nutrientes. Las aguas residuales de todo el proceso se tratan en el mismo edificio (mediante una EDAR, Estación Depuradora De Aguas Residuales) para reciclar o bien para verter de nuevo a la red. Además de eso, la granja vertical produce su propia energía eléctrica gracias a placas fotovoltaicas, aerogeneradores ( incluso con energía geotérmica) y mediante incineradoras de alta eficiencia, que queman los residuos procedentes de las plantaciones de los pisos superiores para implementar un proceso de cogeneración de calor y electricidad.

Para aquellos que quieran aventurarse en crear una cooperativa para realizar una granja vertical 100% ecológica, comunicarles que aparte de las muchísimas dificultades que esto entraña, dada la novedad del concepto, la mayor dificultad sin duda es algo tan simple como el saber organizarse. Muchas eco-aldeas y cooperativas de granjas ecológicas han fracasado por falta de organización, y las pocas que subsisten lo son precisamente por estar bien organizadas. Por eso, si bien hay que realizar un estudio técnico concienzudo del proyecto, también hay que hacerlo aún más sobre la forma de organizarse una vez iniciada la explotación agrícola. Es decir, en la granja se necesitan expertos agricultores, ingenieros agrícolas, etc, y personas con alta capacidad y experiencia organizativa. Como toda cooperativa, nadie está por encima de nadie pero todo el mundo respeta la función y desempeño de cada uno, dentro de la organización, y lo valora por igual. Por lo tanto, no existen jerarquías pero sí una eficiente y gran organización. Si se tienen claras las necesidades técnicas y la figura de los que organizan como uno más del grupo, el éxito está garantizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios