lunes, 6 de febrero de 2012

EL REPARTO DEL TRABAJO Y LA LIMITACIÓN DE INGRESOS PERSONALES

Más de 5.200.000 desempleados para un país cuya población activa es de 23.000.000 millones es una auténtica catástrofe. Ningún país de la UE supera la tasa de paro española. Además el gobierno del país (el presente, y los anteriores también... desde hace siglos) está efectuando políticas  que descaradamente benefician a los dirigentes y consejeros de las entidades financieras, y a los poseedores del gran capital, es decir, a los poderosos y sólo a los poderosos.

Bertrand Russel

Si sabemos que la mayoría de grandes y medianas empresas han enviado a la calle a millones de ciudadanos;  si además sabemos que miles de pymes, millones de autónomos, miles de pequeños comercios y microempresas han cesado su actividad, y los que aún sobreviven han reducido a mucho más de la mitad sus ingresos, y me refiero a los bolsillos de cada una de esas personas,...  ¿cómo podemos permitir que prácticamente, y a pesar de la típica y falsa imagen de austeridad que intentan hacernos creer que adoptan los politicastros que nos gobiernan y nos han gobernado, tengamos la misma estructura estatal a nivel de instituciones y funcionariado?¿por qué es justificable despedir a un trabajador y no a un funcionario? Yo, amigas y amigos, no deseo que se despida a nadie, por supuesto, pero reclamo igualdad para todos. No puede ser que los sectores y las personas que producen riqueza económica real, los que aportan ingresos al Estado y al resto de estructuras institucionales, sean tratados de manera tan injusta e irracional por parte de los que tienen que velar por su bienestar y buen funcionamiento.  “No se puede morder la mano del que te alimenta”,  menos en España claro. Sin embargo la paciencia del grueso de la población se acaba. El constante bombardeo mediático y fáctico de desesperanza puede acabar en algo muy serio, el pueblo puede llegar a rebelarse ante tanta, insisto, injusticia. La subida de impuestos, la falta de crédito para que nuevos emprendedores inicien nuevos negocios que solventen el problema del paro, la urgencia por salvar los beneficios de los amos de las entidades financieras y otros plutócratas, el apestoso y conservador elitismo por parte de la sociedad dirigente que les provoca miopía (y tiranía...) e inconciencia, en definitiva, la obsolescencia del actual sistema capitalista y la avaricia de los que lo controlan y se benefician de él, puede hacernos pagar a todos, a ricos y pobres, un alto precio. Cuando las masas sociales no tienen nada, no tienen nada que perder,... salvo la vida. Y cuando día tras día los codiciosos amos de España, y los del resto del planeta también, tensan la cuerda de la dignidad dando aún más valor al dinero que al de sus esclavos, esta cuerda al final se rompe.
A principios de los años  30 del siglo pasado en su famoso “Elogio de la ociosidad” Bertrand Russell introdujo la idea de reducir la jornada laboral a la mitad (4 horas diarias)  ya que consideraba que el nivel científico-técnico humano podía permitir al hombre alcanzar el bienestar universal. Yo comparto plenamente esa idea. Era y es la hora de repartir el trabajo, sobre todo en España. Pero para que esta idea sea factible en este país, y mientras por el momento no cambiemos el actual y obsoleto sistema capitalista por uno más humano y evolucionado (lo cual es mi auténtico deseo), habría que contentar al máximo a todas las partes afectadas con esta reducción de la jornada laboral. Al grano, mi propuesta, y junto a otras medidas para aumentar la eficiencia y la productividad,  sería cambiar todos los contratos de 40 horas semanales a 32, es decir, trabajar cuatro días a la semana. Eso significaría reducir el sueldo en un 20% pero por otro lado crearía, a priori, una demanda de empleo de más de 3.500.000 de personas. Esto implicaría lo siguiente:

-          Como dije antes, en principio y sobre el papel, aumento de las ofertas de empleo en más de 3.500.000 millones (15% población activa). Aunque es muy probable, y no debemos engañarnos, que muchas empresas o instituciones se reorganizasen y no contratasen en ese momento, la reducción de la jornada les permitiría sanearse para a corto plazo volver a contratar.

-          Al tener un día libre más a la semana y trabajar REALMENTE 32 horas a la semana (este país está plagado de empresas que obligan a sus trabajadores ILEGALMENTE a trabajar más de las 40 horas a la semana que tienen por contrato; por ejemplo Decathlon, Calcedonia, y miles de empresas más), el trabajador puede formarse ese día para aumentar sus conocimientos, y mejorar su eficiencia y productividad. El Estado debe subvencionar esas formaciones hasta que las propias empresas puedan hacerlo. Debe establecerse un modelo de mejora de eficiencia continúa. Aprovecho para denunciar a aquellos empresarios que hipócritamente manifiestan que los trabajadores españoles son ineficientes e improductivos  cuando su organización empresarial es obsoleta, ineficiente e improductiva ya de por sí. Es decir, a Fernando Alonso no le podemos pedir que gane un gran premio y menos un mundial de F1 llevando un Toyota Yaris con más de 130.000 kilómetros como el mío. Debo añadir lo siguiente, y va tanto paras empresas como para trabajadores: si no sabemos o inglés, o japonés, o chino, etc., no vamos a ninguna parte; si no sabemos utilizar las mejores herramientas informáticas no vamos a ninguna parte; si no invertimos tiempo en formarnos, si no renovamos nuestros recursos tecnológicos por otros más eficientes, no saldremos jamás de esta crisis sistémica.

-          Limitar los ingresos anuales a un máximo de 120.000 euros brutos por año y aumentar el salario mínimo interprofesional a 12.000  euros brutos año. Es del todo insuficiente e inmoral limitar a 300.000 o 600.000 € de ingresos anuales a los directivos de las entidades financieras intervenidas o rescatadas por el erario público, cuando el salario mínimo es de 640 euros mensuales. Ejemplo: Emilio Botín “declara” un sueldo de 3 millones de euros anuales. Si hipotéticamente ingresara 120.000 euros anuales, se dispondrían de 2.880.000 para sueldos o para otorgar créditos e iniciar nuevos proyectos empresariales.  Se mire como se mire nadie merece ingresar millones de euros anuales haga lo que haga y menos esclavizando a otros para ello.

-          Por último, y una vez implementados los pasos anteriores y suponiendo que el nivel de desempleo estuviera por debajo de un 7%, las personas apuntadas al paro deberían cobrar de forma indefinida subsidio de desempleo con un tope de 800 euros (80% del salario mínimo el primer año y 60% el resto de años) pero trabajando para la comunidad en lo que fuera menester y/o formándose obligatoriamente 24 horas a la semana y el tiempo restante buscando activamente trabajo. Además, y siento ser impopular, y siempre al margen de una eco-economía y un nuevo sistema que es lo que más deseo, el finiquito por despido debería ser de sólo de un mes de sueldo, independientemente de la antigüedad en la empresa. Alguno me dirá: “Pero Pep, ¿te has vuelto loco?”. No, no me he vuelto loco. Para mí valorar a los empleados por su antigüedad y no por su eficiencia es una clara discriminación con respecto a los trabajadores más nuevos que quizás demuestren una mayor eficiencia que los más antiguos. Por otro lado ningún gestor que se precie de bueno se desprenderá jamás de un trabajador con muchos años en la empresa y que demuestre un alto grado de eficiencia. Mi experiencia en el mundo de las multinacionales me ha permitido contrastar lo siguiente: que con el tiempo los empleados más mezquinos van TREPANDO en la escala organizativa; que la mayoría de líderes sindicales lo son por sus privilegios y no por sus ideales; que en España se valora más el hacer (más bien pasar...) el máximo de horas haciendo ver que trabajas que el trabajar las que constan por contrato lo más eficientemente posible; que el amiguismo y las decisiones emocionales, como humanos que somos, está por muy por encima de la verdadera profesionalidad, etc., etc., etc.

Por último acabaré con esta frase de Pasqual Maragall:
“Hay una pasión por la ignorancia en este país que a veces me subleva”   (http://www.youtube.com/watch?v=ircbT7_pNLY). , y esto viene de muy lejos. Todo lo que ahora nos acontece viene de esta secular e incrustada ignorancia española. ¿Por qué los dirigentes de este país tienen esta estúpida tendencia de hacerlo todo al revés de cómo debería ser?

5 comentarios:

  1. Buenas propuestas, quizás discutibles, quizás chocantes por precisamente ser diferentes y novedosas, pero como siempre digo, su éxito no estaría en su implantación per se, sino en un nuevo modelo educativo, revolucionario y totalmente enfocado a conseguir los valores necesarios para que el sistema de trabajo que propones sea aceptado por la población española ya no como una obligación tanto como una forma natural de ver las cosas.
    En definitiva, aceptar la derrota desde la base más profunda, que no sabemos nada porque no hemos aprendido nada, y partiendo de ahí, empezar a trabajar.

    Un abrazo Pep, esperaba tu regreso!

    ResponderEliminar
  2. El reparto del trabajo es una de las ideas de teorías como el decrecimiento económico, con la que no puedo estar más de acuerdo.
    Respecto al tema de los funcionarios, no entiendo a que viene. Primero porque funcionarios son los bomberos, los maestros, el fisio que te atiende cuando tienen que darte la rehabilitación, el maestro.... Si tienes alguna duda sobre la causa por la que no se puede despedir a un funcionario piensa lo siguiente: imaginaté que un policía investiga a un político corrupto del partido en el poder y el partido en el poder le amenaza con largarle...
    De todas formas si deseas una entrada razonada sobre este y otros aspectos sobre el porqué del funcionariado te aconsejo que leas:
    http://desalmado.blogspot.com/2012/02/funcionarios-mucho-mas-que-una.html
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Paco,

    Sé muy bien el papel que desempeñan los funcionarios y que la mayoría son muy importantes para el país. Sin embargo hay que cuestionarse si el Estado, tal y como está planteado ahora(que para mí no es deseable), puede soportar tantísimos millones de funcionarios muchos de los cuales podrían ser incorporados directamente al sistema productivo al ocupar cargos administrativos claramente prescindibles en un sistema menos burocratizado, menos nepotista (existe una mafia considerable en referencia a la creación y adjudicación de las plazas de funcionarios)y, sobre todo, más eficiente. ¿Son necesarios los bomberos, los médicos, los policías, los maestros, etc.? Sí, por supuesto. Pero, ¿cuántos funcionarios son unos auténticos chupatintas?¿Cuál es el número exacto de ellos necesario y más eficiente para que el país funcione perfectamente, y los contribuyentes reales no seas esclavos de su estructura? El artículo creo que explica claramente el por qué de cuestionarse ciertas cosas en cuanto al funcionariado.

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy contigo en el caso de los funcionarios, el problema es todo el sistema capitalista y como está montado desde sus cimientos. Lo de imdenizar de acuerdo al grado de eficiencia, lo veo complejo. ¿Quien dictaría el grado de eficiencia de uno u otro trabajador? ¿No aprobecharía el empresario para valorar a todos los más ancianos o los que más están de baja como ineficientes y se los quitaría por dos perras?
      He visto a mi alrededor muchos casos de gente muy productiva que despues de años trabajando han acabado lesionados de muñecas, codos, hombros, rodillas, espalda. Esta gente se ha dejado su salud por la empresa y cuendo ya no vale y rinde menos por su problema o repite varias bajas, ¿entonces que hacemos con estos señores? ¿Hamburguesas? He visto como a esta gente muchos jovenes de nuevo contrato a los que se les ha dado algo de mando, enseguida estos se han ocupado de latigar a los más viejos y a los que se quejaban de dolores y les trataban de vagos, es una verguenza, que te usen, abusen de ti durante veinte años y luego te echen a la calle sin nada y con todo el cuerpo lesionado incapaz de realizar muchos trabajos. No somos roboces, el sistema tiene que cambiar desde sus pilares.
      Creo que algún tipo de revolución popular está cercana, pues parece que es lo que quieren los amos del mundo, si no ¿Por qué nos exprimen de esta forma?

      Eliminar
    2. ¿Que tal Pep? Echamos de menos tus opiniones con la que está cayendo estos días. Supongo que estarás ocupado, pero anda que no hay cosas de que hablar sobre todo en el tema político y social. Por cierto, me llegó mucho la noticia del jubilado griego que se suicidó hace poco porque ya no podía aguantar más y no estaba dispuesto a buscar comida en la basura, había sido farmacéutico, supongo que habría tenido una vida medianamente acomodada si comparamos con un farmacéutico español, por lo que vemos que aquí no se salva nadie, nadie está seguro ya, ni currelas comunes ni PYMES, que se apliquen al cuento los pequeños empresarios españoles que votaron al PP y que piensan que contra ellos no va esto de la crisis, que igual acaban rebuscando basura en un contenedor o tirando de gatillo en su sien.

      Eliminar

Comentarios